Derechos

©2018 Grupo Sermicro.

Todos los derechos reservados

Volver a Noticias

Cloud Computing. La nube, ese ente abstracto

2019-02-12 09:38:26
Ricardo Gutiérrez Diez - Impulsor de Negocio de Sistemas del Grupo Sermicro
Oficialmente las tecnologías basadas en servicios en la nube nos acompañan desde el año 2006, cuando los gigantes de la industria (Amazon, Google, IBM, Apple, Oracle, Microsoft, etc)  comenzaron a ofrecer sus servicios, pero si nos remontamos a los albores de la idea original en la que se basa la nube, nos tenemos que trasladar al año 1963, en el que la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de EEUU (DARPA) presentó su proyecto MAC por el que una computadora podía ser utilizada por dos o más personas simultáneamente. Ese hallazgo, junto con la invención del precursor de Internet ARPANET en 1969 y los primeros flecos de la Virtualización en 1970, hicieron la conjunción perfecta para el inicio del actual Cloud Computing.
Evidentemente, desde esos inicios a la actualidad hay todo un universo. Difícilmente los precursores de la idea podían imaginar lo que la nube es hoy en día. Incluso, en la actualidad, la nube sigue siendo un ente abstracto tan amplio, que sigue produciendo dificultades en su interpretación. Vamos a intentar resolver a continuación las dudas más comunes.
¿Qué nos ofrece la computación en la nube?
El Cloud Computing ofrece el uso de hardware y software para entregar un servicio a través de Internet, una solución que a los administradores de TI les permite aumentar la capacidad de su entorno de manera rápida y fácil, pudiendo añadir nuevas capacidades sin tener que invertir en una nueva infraestructura física o licenciar un nuevo software. El planteamiento base del Cloud Computing pasa por el modelo de “Pago Por Uso”, cambiando el concepto de propiedad por el de “alquiler de recursos”. Con la computación en la nube, los usuarios pueden acceder a archivos y usar aplicaciones desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.
¿Es segura la nube?
El mayor reto al que se enfrentan los proveedores de Cloud Computing es la seguridad. Las reticencias de muchos CIOs a dar el salto a la nube o de añadir servicios en la nube, pasan por la percepción de inseguridad que este “ente abstracto” produce. Pero la seguridad ha avanzado significativamente en los últimos dos años y ahora brinda protección comparable a los sistemas de seguridad de TI tradicionales. Esto incluye la protección de información crítica contra el borrado accidental, el robo y la fuga de datos.
Nubes públicas
Hay esencialmente dos tipos de nubes públicas: una sirve a individuos para uso personal y otra sirve a empresas. Vamos a centrarnos en la nube empresarial. Los servicios ofrecidos por la nube empresarial se dividen, principalmente, en tres categorías básicas:
  • IaaS (Infraestructura como servicio) proporciona acceso de pago por uso al almacenamiento, las redes, los servidores y otros recursos informáticos en la nube.
  • PaaS (Plataforma como servicio) permite desarrollar o integrar aplicaciones existentes en un entorno de prueba en la nube. Los entornos PaaS están equipados con tecnologías de desarrollo de software, como .NET, Python, Ruby on Rails y Java. Cuando el código ha finalizado, el proveedor del servicio lo alojará en la nube y estará disponible para otros usuarios de Internet.
  • SaaS (Software como servicio) proporciona software y las aplicaciones de terceros a través de Internet en modo suscripción. por ejemplo, Office 365. Esta parte de la nube es la más grande y la más desarrollada, permitiendo disponer de un conjunto de aplicaciones dentro de la misma, en lugar de tenerlas en el disco duro de nuestro ordenador.

Nubes privadas
Las empresas pueden desarrollar un sistema de nube privada diseñado para sus necesidades particulares. Son básicamente infraestructuras montadas en Centros de Datos (propios o de un hoster) que utilizan muchas de las tecnologías básicas de la nube y tienen la ventaja de controlar la seguridad y privacidad., pudiendo almacenar y compartir datos confidenciales.
¿Por qué tipo de nube optar?
La decisión de elegir una nube pública o privada debe ser tomada en base, no solo a los beneficios que aporte actualmente sino a las ventajas que se obtengan en el futuro. Dos puntos importantes a tener en cuenta son:
  • La mejora de la escalabilidad de los recursos de TI en la nube pública, lo que se traduce en una empresa más competitiva e implica una reducción de costes y una mejora del precio del negocio. Los propietarios de la nube privada deberán mantenerse al día y seguir invirtiendo en su propio sistema.
  • El más amplio abanico de "servicios de la nube" que los proveedores de nube pública ofrecen, haciendo difícil la competencia ante las adquisiciones directas en infraestructuras para la nube privada, aunque se amplíen los plazos de amortización de dichas infraestructuras.

¿Y la nube híbrida?
Las empresas pueden adoptar un modelo que sea una combinación de las dos, privada y pública, lo que se denomina nube híbrida, pudiendo así escoger entre las bondades de las dos, según sus necesidades.
En definitiva, la nube no llegó para estar sólo de paso, sino para quedarse y seguir creciendo exponencialmente año tras año y el empuje que las grandes corporaciones multinacionales están dando se traducirá, inexorablemente, en un incremento del número de empresas que cada vez cuentan con más infraestructuras y servicios subidos a la misma.
Volver a Noticias